Rebeca Hernández es paciente del INP