El cuidado integral de niños con alguna enfermedad crónico degenerativa o terminal, requiere además del tratamiento médico, de tratamiento psicológico y en los casos más delicados cuidado tanatológico.

El cuidado tanatológico es fundamental para ayudar y apoyar durante el proceso más duro de una enfermedad terminal o una degeneración crónica tanto al paciente como a su familia, brindando un acompañamiento emocional que permita asimilar la pérdida de funciones, habilidades, o incluso de la muerte.

La meta de los cuidados tanatológicos orientar al paciente y a su familia hacia la aceptación de una realidad difícil. Lo que incluye una mejor calidad de vida, la asimilación de la perdida de funciones, y en algunos casos aceptar una muerte digna.

Aceptar una muerte digna implica tener mayor calidad de vida durante el tiempo que dure la etapa final, recibir una atención adecuada, recibir ayuda para resolver problemas, estar acompañado de seres queridos, respetar las decisiones del paciente o de la familia y no dar faltas expectativas.

La familia en perdida que recibe apoyo tanatológico no dejará de sentir dolor por la pérdida de un familiar, pero si aceptará con mayor madurez el proceso de la muerte para tener dentro de lo posible mayor tranquilidad.