Existe el hermafroditismo: se trata de un ser vivo con un aparato mixto capaz de producir gametos masculinos y femeninos. A continuación te explicamos en que consisten las malformaciones congénitas femeninas.

Cloaca persistente: Los conductos intestinal, uri­nario y reproductor desembocan en una cavidad común a consecuencia de la falta de formación del tabique urorrectal durante el desarrollo prenatal.

Agenesia vaginal: es una malformación que afecta el desarrollo de los conductos de Müller, con ausencia de vagina y útero, pero con ovarios funcionales.

Útero bicorne: En vez de tener forma de pera, el útero tiene forma de corazón, con una hendidura profunda en la parte de arriba. Esto significa que el bebé tiene menos espacio para crecer que en un útero con una forma normal.

Útero unicorne: El tejido que forma el útero no se desarrolla de forma adecuada. Es una condición rara. Un útero unicorne tiene la mitad del tamaño de un útero normal. La mujer tiene sólo una trompa de Falopio, pero tiene dos ovarios.

Útero doble: Es un útero con dos cavidades internas. Cada cavidad puede llevar a su propio cuello uterino y a su propia vagina, así la mujer tiene dos cuellos uterinos y dos vaginas.

El ano vestibular: Es una malformación anorrectal más frecuente en niñas. En esta anomalía congénita el ano se sitúa en el vestíbulo vaginal.