El diagnóstico del cáncer en un hijo es una noticia devastadora, para cualquier padre y mientras más pequeño es el niño tiene mayor grado de dificultad, ya que a esta edad un niño no es capaz de decir qué es lo que le duele o cómo se siente, por eso te ofrecemos algunos consejos para ayudar a bebés y a niños pequeños con cáncer.

• Es importante pasar mucho tiempo con un bebé que tenga cáncer, además de convivir con él sosteniéndolo, tocándolo, cantándole o escuchando música con él, esto lo puede ayudar a tranquilizarse y a sentirse más aliviado, por eso es importante abrazarlo y acariciarlo en todo momento y cada que sea posible.

• Es importante pasar mucho tiempo con el niño en casa o en el hospital pero también y sobre todo durante el tratamiento, las pruebas y los procedimientos médicos para que se sienta más tranquilo.

• Es importante distraer su atención con juguetes música y objetos que llamen su interés.

• Si tiene que estar en el hospital es importante llevar sus juguetes, sus muñecos o sus objetos preferidos como una cobija.

• Es importante establecer un lugar donde no le realicen pruebas ni tratamientos, un lugar seguro y lo mejor es que sea su cuna.

• Hay que limitar el número de visitas que recibe para que el pequeño no se tense.

• El lugar donde esté en su casa o habitación del hospital es importante tener buena decoración, colores e iluminación.

• En la agenda debe haber tiempo para siestas, comidas y de ser posible para juego.

• Hablar con otros padres que hayan pasado por la misma situación, médicos, trabajadores sociales y enfermeras sobre cualquier consejo que te puedan dar con las experiencias que han ido acumulando.